alhamademurcia.es la web del ayuntamiento de Alhama de Murcia, imagen de vista de Alhama

Ayuntamiento de Alhama de Murcia

Ayuntamiento de Alhama de Murcia, www.alhamademurcia.es   
ir a inicio email de contacto mapa de la web visualización sin CSS visualización normal visualización contraste positivo visualización contraste negativo tamaño de letra normal tamaño de letra mayor
Viernes - 25 de julio 2014

Inicio > Turismo > Castillo



Se localiza a una altitud de 285 m. sobre un cerro escarpado que se denomina Cerro del Castillo. El lugar reúne unas condiciones favorables que justifican su ocupación desde tiempos prehistóricos. A las referencias geográficas y toponímicas de época árabe, que en la historia de Alhama siempre se citan, hay que añadir la de los documentos de época cristiana, relativamente abundantes desde las Capitulaciones de Alcaraz en 1243 en las que el "ra ´is" o jefe del "arraez" de Alhama fue uno de los firmantes del pacto. En ese año, el Reino de Murcia pasa a ser un protectorado castellano y Alhama es una de las poblaciones que abre sus puertas de forma pacífica, quedando su fortaleza, con escasa guarnición militar, bajo la tenencia de D. Juan García de Villamayor. En 1264 se produce la sublevación mudéjar, apoyada desde el Reino de Granada, que llega hasta la capital, siendo Alhama una de las poblaciones que participan en ella, por lo que posteriormente sufrirá las consecuencias, tras la intervención de Jaime I de Aragón.

Ver foto 1En el año 1295 parece existir un Concejo que depende de la Corona Castellana, aunque las discordias posteriores entre Aragón y Castilla fueron aprovechadas por el rey Jaime II, quien tras una rápida campaña, incorporó a sus dominios todo el Reino de Murcia. En 1298, el mismo rey castellano, comunicaba a su aliado el rey de Granada, la toma del Castillo de Alhama en una carta en la que mencionaba "...e a sitiamos el castiello de Alhama el qual, loado sea Dios, habemos preso et tenemos, et facemos vos saber porque sabemos que vos placerá...". En 1304, en Torrellas, se firma el reparto jurisdiccional de cada reino, pasando a pertenecer Alhama al Reino de Castilla, aunque en 1311, por intereses de la corona, pasa a tenencia de la iglesia de Cartagena, volviendo en 1326 al reino castellano.

El interés estratégico de la villa de Alhama y su castillo, merecen la atención de varios monarcas castellanos, interesados en conservar en buen estado la fortificación. En 1338, el rey Alfonso XI, ordena a Gonzalo Rodríguez de Avilés que repare varios castillos de la región, entre ellos el de Alhama. En 1387, el rey Juan I concede la villa en señorío a la familia de los Fajardo. Durante el siglo XIV la situación política de los habitantes de la villa aparece determinada por la permanente amenaza de incursiones procedentes del Reino de Granada. Alhama se convierte en un lugar inseguro, de escasa población y escaso poder económico, lo que se deduce de los diversos Repartimientos de los Reyes a los Concejos murcianos en los que Alhama ocupa siempre los últimos lugares.

Ver foto 2

La aparición de restos arqueológicos pertenecientes a los períodos eneolítico, bronce e ibérico indican una ocupación del cerro casi permanente desde finales del siglo XI o principios del XII. Está probada la existencia de un Hisn tal y como podemos ver por las fuentes árabes mencionadas. Su construcción debió sufrir variaciones a lo largo del tiempo, pasando a ser un espacio unitario, hasta alcanzar la estructura definitiva en dos recintos que a continuación describimos:

El primer recinto o inferior, es de menor complejidad defensiva, construyéndose una muralla en la parte baja de la ladera más accesible y aprovechando como defensa natural, el escarpe de la parte oriental del cerro. La muralla se adapta a las curvas de nivel por medio de tramos rectilíneos unidos en ángulos rectos. Previamente a la realización del encofrado se establece la cimentación de forma nivelada, alcanzando en algunos casos altura de hasta 1 metro. La entrada al recinto tiene carácter defensivo propio, que se manifiesta en la construcción de un acceso "acodado" que impide la entrada directa al mismo. En su interior aparecen restos de muros, que deben corresponder a varias habitaciones con diversas funciones: viviendas, almacenes, caballerizas, etc. y cerámicas que demuestran una ocupación permanente del área. En su parte oriental, con un acceso bastante difícil, se encuentra la denominada "Balsa de la Reina "; se trata en realidad, de un depósito de agua con cubierta abovedada, que abastecía las necesidades de este recinto inferior.

Ver foto 3El segundo recinto superior, situado en la parte más elevada del cerro, no aparecía diferenciado en época islámica del anterior. En el período cristiano, tras la rebelión mudéjar de 1264, será cuando se utilice como Alcazaba, con fines exclusivamente militares. El espacio disponible en este recinto es pequeño y durante su período de habitabilidad debió estar aterrazado. La entrada se efectuaba a través de un acceso, hoy desaparecido, de madera, posiblemente, situado en un torreón que presenta las dos técnicas constructivas que caracterizan todo el conjunto. La " Torre del Homenaje", situada en la zona más alta del cerro, como último bastión defensivo y como punto de vigía más importante, tiene una altura de 23 m. Su entrada elevada mide unos 3 metros sobre el nivel del suelo. En su interior, se pueden diferenciar claramente tres niveles o plantas, de las que solo se conserva la planta baja con cubierta abovedada, en la que se abría el único hueco de forma cuadrada, próximo a la puerta de la Torre, donde estaría la escalera en espiral o de caracol por la que se accedería a las plantas superiores. Conserva asimismo, esta primera planta, restos de decoración pintada con motivos geométricos, vegetales y animales, fechables entre los siglos XIV y XV. Señalar por último, que dentro de este recinto existe, cercano a la torre, un depósito de agua que debería cubrir las necesidades de la guarnición militar encargada de la custodia y defensa de la Alcazaba. El aljibe, de forma rectangular, tenía también cubierta abovedada, de la que sólo podemos observar actualmente el arranque de uno de los muros; el interior estaba enlucido con mortero de cal para impermeabilizar las paredes y evitar las pérdidas de agua.

En el Castillo de Alhama de Murcia en cuanto a la construcción se refiere, en los recintos que lo conforman, se pueden diferenciar dos técnicas que corresponden a dos momentos históricos diferentes:

La técnica de tapias o cajas de encofrado musulmán, "tabiya", ya que se utiliza en toda la construcción, emplea la piedra de mediano y pequeño tamaño unida con una argamasa, mezcla de cal y arena muy resistente, cuyo aspecto exterior deja ver las tapias de encofrado separadas longitudinalmente de 0,65 a 0,780 y 0,85 m. En altura, semejanzas constructivas encontramos tanto en la Región de Murcia, muralla de Murcia, con una separación de cajas de 0,83 a 0,85 de altura y 0,65 de anchura, de 0,80 a 0,84 en el castillo de Larache, de 0,85 a 0,90 de altura en el Castillo de Mula, etc., como en las vecinas fortificaciones alicantinas con tapias de 0,80 m. de altura y fechadas en período almohade.

La segunda técnica que se utiliza, tanto en las obras de reestructuración de la Torre del Homenaje, en las que se realizan arcos apuntados de refuerzo en la cubierta de la planta baja, como en las del torreón de acceso al mismo recinto superior, con el uso de sillares superpuestos al encofrado musulmán y la construcción de una cúpula de media naranja, utiliza como argamasa un mortero mucho más deleznable a base de cal y barro o lodo, que corresponde a un momento más tardío de la construcción, probablemente en el siglo XIV. Añadir por último, que también se utiliza esta técnica, en la construcción del muro que se levantó para cerrar el recinto superior o Alcazaba y separarlo del inferior, aunque aquí se utilizó una mezcla de yeso y arena, muy deleznable a la vista de los restos conservados.

Para terminar con la descripción del conjunto arquitectónico, haremos una mención sobre el acceso al mismo. Se realiza por la parte oeste del cerro, mediante el rebajado y tallado de un tramo de ladera más accesible con el fin de horizontalizar el camino hasta llegar a la puerta acodada del recinto inferior, que se encuentra junto a un torreón con saetera, en el muro de la entrada.

Por lo que se refiere a la cronología, no disponemos de datos arqueológicos que permitan establecer fechas precisas de construcción. Tanto la referencia de AlIdrisi, de finales del siglo XI, como el estudio de las cerámicas recogidas en superficie, muestran una larga ocupación desde los siglos X / XI hasta el siglo XVI sin interrupción.

También resultan de especial interés las estructuras arquitectónicas situadas en el denominado Cerro de las Paleras, cuyo emplazamiento debe tener una estrecha relación con la zona ya descrita del Castillo. Se localiza a una altitud de 330 m. y es la zona conocida como "las Paleras del Cerro del Castillo" en la vertiente septentrional del mismo; está rodeado de ramblas y ramblizos, a su pié discurre el agua de la denominada "Fuente del Caño" que procede de la cercana Sierra de la Muela y que se recoge en un depósito próximo al yacimiento.

Sobre este cerro se sitúa una construcción cuadrangular e irregular de 33,5 x 35 m. Con un grosor de muro de 1 metro, conservándose en algunos lugares, alzados de hasta 2 m. El material cerámico es abundante desde épocas ibérica y romana hasta el período islámico. (1)


(1) Textos resumidos del libro "Alhama / Murcia Recupera. Somos / Que Fuimos".
Ha sido editado por la Fundación Centro de Estudios Históricos e Investigaciones Locales de la Región de Murcia, Ayuntamiento de Alhama de Murcia, Consejería de Cultura de la Región de Murcia y Cajamurcia.

© Excmo. Ayuntamiento de Alhama de Murcia 2008. Plaza de la Constitución - 30840 Alhama de Murcia (Murcia, España) · Teléfono: 968 630 000 · info@alhamademurcia.es · Aviso Legal · Accesibilidad · Actualizada a 25/07/2014 · Optimizada a 1024 x 768 para IE, Mozilla, Netscape · Desarrolla: Avatar Internet S.L.L. Diseño Web Murcia
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información